Mi Carro
« »

5 razones para amar la pasta

1. La Pasta es un alimento sano y natural.
La Pasta se elabora con trigo y agua, dos elementos totalmente naturales y necesarios para nuestra alimentación.

La Pasta nos aporta importantes cantidades de agua, minerales, vitaminas, proteínas y carbohidratos, que son el combustible de nuestro cuerpo. Por esta razón es considerada uno de los alimentos principales para una dieta saludable y equilibrada. La Pasta -junto al pescado, los vegetales y el aceite de oliva- conforman la dieta mediterránea, reconocida como una de las más sanas del mundo, por ayudar a las personas a mantenerse saludables, longevas, con aspecto delgado y bajo riesgo de padecer enfermedades coronarias.

2. La Pasta nos da energía y no engorda.
La Pasta de Trigo Duro nos aporta vitaminas, minerales, proteínas y un 72% de carbohidratos, el mayor generador de glucosa, que es el combustible del cerebro y los músculos. Por eso los nutricionistas la recomiendan, y los deportistas profesionales la consumen habitualmente antes y después de la competencia. Porque la Pasta es un alimento de muy fácil digestión y de lenta asimilación por el organismo, lo que produce liberación de energía por más tiempo, aportando un mayor rendimiento en cualquier actividad. Y además, la Pasta se puede consumir todos los días, porque no engorda, ya que contiene menos del 1% de grasa.

3. La Pasta es variada y combina con todo.
Por su rica variedad de formas, colores y sabores, la Pasta es uno de los alimentos más versátiles que existen. Reconocida y consumida en todo el mundo, puede combinarse perfectamente con todo tipo de carnes, blancas o rojas, aves o pescados. Puede ser un rico plato principal; o servir de acompañamiento para otros alimentos, como pollo, fiambres, atún, frankfurters, hamburguesas, etc. Con ella podemos disfrutar una sopa caliente en invierno; o una fresca ensalada en verano. Puede ser un plato de alto contenido calórico, como una cazuela o paella; o una dieta muy liviana si la acompañamos sólo de vegetales.

4. La Pasta se prepara rápido y muy fácil.
El tiempo de cocción de la pasta varía de acuerdo a la figura, pero -en términos generales- podemos decir que la Pasta está pronta en 10 minutos. Cuando hablamos de comida rápida, o fast food, siempre pensamos en hamburguesas y papas fritas. Pero lo cierto es que un rico plato de Pasta se hace en menos tiempo, y es mucho más sano para nuestro cuerpo. Y además, es muy fácil de preparar: la Pasta de Trigo Duro es la preferida de los Chef y de las amas de casa de todo el mundo, porque no se pasa ni se deforma durante la cocción, permitiendo la elaboración de platos exquisitos sin necesidad de ser un experto cocinero.

5. La Pasta es muy económica y rendidora.
Con un paquete de Pasta de 500g, acompañándola sólo con una simple salsa, se puede preparar un almuerzo o cena para seis personas. Esto la convierte en uno de los alimentos comparativamente más económicos y rendidores, por eso es uno de los platos preferidos por millones de personas en todo el mundo. La Pasta de trigo duro, por su alto contenido de agua y fibras, aumenta considerablemente su peso durante la cocción, adquiriendo una textura y consistencia especiales, que permiten raciones abundantes, capaces de producir saciedad a una persona adulta y retrasando la necesidad de volver a comer.